La venganza se sirve en plato muy frío

La expectación y el éxito que se produjo tras el estreno de la anterior cinta de Iñárritu, “Birdman”, está fuera de toda duda; ahora, con su nuevo proyecto recién salido a la luz, “The Revenant”, ocurrirá lo mismo conforme vayan pasando las semanas. Pocos paralelismos entre ambas películas, exceptuando las buenas maneras que tiene el director mexicano; su calidad a la hora de coreografiar escena tras escena y de mostrar en pantalla sucesos duros con la mayor naturalidad del mundo. Esto acentúa la flexibilidad y versatilidad de su figura. Es complicado encontrar directores capaces de hacer obras tan dispares en su temática, sea cual sea, y el producto final sea tan maravilloso. En este caso nos encontramos ante una película histórica, ambientada en el siglo XIX y enmarcada en la frontera estadounidense, en las frías montañas, remarcando una etapa de la vida del famoso trampero Hugh Glass.

 

El trabajo de producción, la factura técnica y la fotografía es magistral, al igual que cualquier faceta que queramos apreciar de la película. Los parajes nevados, el frío, la sensación de suciedad de los personajes impregnados por el barro y la extrema climatología hacen que sintamos el sufrimiento del protagonista y el resto de personajes; cómo evoluciona Glass a través de los hechos que se producen, cómo sobrevive, lucha, con el afán exacerbado de conseguir su objetivo final. El nivel de dirección es colosal, cómo acompaña la cámara a Glass, a cada acción que hace, cómo vemos su rostro, sus expresiones. Iñárritu nos deja para la posteridad imágenes viscerales, momentos cinematográficos para la historia del celuloide, situaciones que quedarán grabadas en las retinas de los espectadores para siempre. Incluso se le puede perdonar que se tome ciertas libertades o licencias a la hora de trasladar la historia tal y como pasó en la realidad.

Especial mención para Di Caprio, que pide a gritos un Oscar, un papel que en esta ocasión borda de una manera excelsa, incluso superando su interpretación del año pasado con “El lobo de Wall Street”. Esperemos que en la próxima edición de los Oscar consiga su ansiado premio, un reconocimiento que es indiscutible viendo la madurez que ha conseguido el actor con el paso de los años. Mis dudas tengo sobre ello, viendo la dureza de la película.

Existen personas que podrán ver coincidencias en la dirección con detalles del cine de Herzog o Terrence Malick o puede que en ciertas escenas veamos paralelismos coreográficos con “Roar” (1981) o rememoremos el ambiente de la obra maestra “Dersu Uzala” (El Cazador) de Kurosawa. Todo eso está ahí. Cinta muy recomendable, que crea en el género de la supervivencia y que sustenta todo su peso en la venganza como único fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s